Muralismo


Una de las ventajas del graffiti es el manejo de los grandes formatos a la hora de abordar una pintura. Desde adolescente aprendí la técnica del spray, y con la entrada en Bellas Artes aprendí la del pincel. A partir de entonces, y de la mano de esta evolución artística personal, el spray fue cediendo terreno al pincel y actualmente trabajo ambas técnicas a nivel profesional. El formato mural alberga grandes posibilidades; muchas veces cuando se piensa en graffiti -o muralismo-, limitamos nuestras ideas a grandes ilustraciones o motivos figurativos (más o menos realistas), olvidando las posibilidades puramente estéticas que pueden provenir de ramas del arte como el diseño gráfico, la tipografía o el interiorismo, como puede ser un logotipo, un lettering gigante o una composición geométrica de colores planos. Actualmente estoy iniciándome en el antiguo oficio de la rotulación a mano, que aunque está orientado al arte de las palabras, también contempla la posibilidad mural.

Pin It on Pinterest